Archivos para prototipo

Hesham3

Cuando me reuní por primera vez con Hesham Salman sólo tenía una idea: poner en marcha una empresa que pusiese en valor sus profundos conocimientos sobre nanoencapsulación polimérica aplicándolos a múltiples sectores. Se trataba de una idea que era algo más que innovadora, en aquel momento era prácticamente disruptiva: aplicar técnicas de nanotecnología a la biotecnología, farmacología, fabricación de alimentos, de abonos, etc. A pesar de que solo tenía una idea y poco capital en relación con lo que necesitaba para montar su empresa, sus capacidades emprendedoras y su determinación fueron fundamentales para que pudiera montar su empresa. Continuar leyendo…

Anuncios
Mini Cuadernos JoJaJo

Reproducción de la 1ª y 2ª versión de los mini-cuadernos JoJaJo

Hace un par de años, cuando empecé a leer acerca de la metodología de creación de empresas “lean startup” de Eric Ries, recordé una anécdota de mis tiempos del colegio que puede servir para ilustrar las características básicas de dicha metodología.

Cuando tenía diez años, los Reyes Magos, que nunca me trajeron el Scalextric, me regalaron una práctica grapadora. Cuando hacíamos en clase algún trabajo que requería ser grapado, solíamos pedirle al profesor que nos lo grapase con la suya. Así que con mi flamante regalo, a mi compañero de pupitre y a mí se nos ocurrió fabricar varios cuadernos de pequeño tamaño que sirviesen para apuntar las tareas del cole. Continuar leyendo…

lean startup

Foto de John Fischer tomada de Flickr con licencia Creative Commons

Es una metodología para la creación de empresas desarrollada por el emprendedor y consultor Eric Ries en su libro “The Lean Startup” publicado en 2011. Ha tenido un éxito enorme entre los emprendedores, especialmente entre los emprendedores de internet.

Esta metodología parte de la idea de que una startup es una organización creada para buscar un modelo de negocio repetible y escalable en un entorno de gran incertidumbre.

Básicamente consiste en construir un producto mínimo viable con las características básicas que se supone interesan a los clientes y lanzarlo rápidamente al mercado para contrastar si esas hipótesis se cumplen. De esa forma se aprende mucho acerca del negocio, el producto y los clientes. Con el feedback y aprendizaje logrado el emprendedor decide si perseverar o “pivotar” corrigiendo alguna de las hipótesis.