Cuatro historias acerca de la viabilidad de los proyectos empresariales innovadores.

Broken Chair

Cuando asesoro a emprendedores con mucha frecuencia utilizo una metáfora de una silla. La viabilidad de una empresa la comparo con una silla de cuatro patas. Si alguna de las cuatro patas falta, quizás uno se pueda mantener durante un tiempo sentado en la silla, pero a nada que falle un poco el equilibrio la silla se vence y nos caemos. Si a la silla le fallan dos de sus cuatro patas, entonces el batacazo es morrocotudo.

¿Cuáles son las 4 patas de la viabilidad de una empresa?

LA PRIMERA PATA: LA VIABILIDAD TECNICA

Se trata de que los emprendedores o su equipo dominen el proceso productivo que dará lugar al producto o servicio que se pretende vender. Para ello deben existir los medios productivos y la tecnología necesaria y los emprendedores deben poder hacerse con ellos. En definitiva la empresa debe ser capaz de producir algo que funcione.

La pata de la viabilidad técnica suele ser lo primero que los emprendedores logran, ya que lo habitual es que los emprendedores creen una empresa sobre algo que dominan, que tienen conocimientos. Pero para algunos emprendedores no es así y su proyecto empresarial comienza cojeando de la viabilidad técnica.

Una emprendedora quería desarrollar y vender un innovador aparato para el reciclaje doméstico. Continuar leyendo…

Anuncios

Chasing the Dream

Algunos proyectos empresariales requieren unas cifras desorbitadas de financiación en proporción a los recursos propios que tiene el emprendedor. Estos proyectos no están al alcance de cualquiera, salvo que tu padre sea millonario o seas un genio. Esta idea parece obvia, pero algunos emprendedores enamorados de su idea no lo ven así.

Recuerdo a un emprendedor explicarnos en un foro de inversores que necesitaba tres millones de euros para poner en marcha su innovadora idea de negocio en un sector industrial. Continuar leyendo…

“La última persona que necesita una empresa es el responsable de Recursos Humanos. Ellos destrozan las empresas”. Don Valentine.

 

El video recoge la entrevista a los pioneros del capital de riesgo Tom Perkins y Don Valentine. Ambos fundaron en 1972 dos de las primeras empresas de capital riesgo creadas en Estados Unidos. Perkins fundó Kleiner, Perkins, Caufield & Byers (KPCB) que ha invertido en más de 500 empresas en fases tempranas como AOL, Amazon, Citrix, Genentech y Google. Valentine fundó Sequoia Capital, fondo de capital riesgo que invirtió en Apple, Atari, Cisco y otras startups.

Que me perdone mi hermano y mis amigos y amigas que trabajan en RR.HH. por traducir y publicar esta afirmación. No la comparto (del todo), pero la explicación que acompaña a dicha afirmación, así como algunos de sus consejos y los de su colega de entrevista que Techcrunch Disrupt SF les ha realizado (11 sept 2013) son muy interesantes. A continuación he extraído lo más interesante en unas pocas líneas.

¿En qué tipo de ideas y emprendedores han invertido?

Perkins explica que invertía “en la idea, porque la gente mala no tiene buenas ideas. Leía las últimas páginas para ver si las cifras eran grandes, y si lo eran entonces leía las primeras para ver de qué iba el negocio”. Continuar leyendo…

Dr_Martens,_black,_old

Se dice que una startup tiene dos opciones: conseguir financiación o hacer bootstrapping. “Bootstraps” en inglés son las correas o anillas que muchas botas llevan en su parte superior y que al tirar de ellas con los dedos nos facilitan meter el pie en la bota. Así que bootstrapping es calzarse las botas sin ayuda externa, con nuestros propios medios tirando de la correa de la bota. Aplicado al mundo de los negocios viene a significar lanzar una empresa con el poco dinero que los emprendedores suelen tener, es decir casi nada, buscándose la vida con mucha imaginación.

La pena del momento actual es que para muchos emprendedores el bootstrapping no es una elección, sino la única opción a la que se ven abocados dada la dificultad para conseguir capital. Continuar leyendo…

FFF

Hace un tiempo asistí a unas jornadas, donde Honorio Ros, fundador de la startup navarra Laexperiencia.com y al que conocía desde hace años, nos sorprendió con la afirmación que da título a este artículo. Nos explicaba que gracias a pertenecer a una familia numerosa con muchos hermanos, tíos, primos, etc. había logrado convencer a varios de ellos para que le apoyaran económicamente en el lanzamiento de su proyecto empresarial. Y aseguraba que sin el apoyo económico que le dieron no hubiese podido lanzar su startup.

La forma en que Honorio se financió se conoce como las tres F (FFF), lo que significa en inglés Family, Friends and Fools. Continuar leyendo…

businessangels

Emprendedor y Business angel alcanzando un acuerdo

Un “angel” era una persona adinerada que a principios del siglo XX ponía su dinero para apoyar producciones teatrales en Broadway. El término “angels” comenzó a usarse en EE.UU. a partir de que en 1978 una publicación lo rescatase para referirse a los inversores en empresas de emprendedores. A partir de entonces a estos inversores se les conoce como angel investors en EE.UU y como business angels en Europa.

En EE.UU. estos inversores son clave en la financiación de miles de startups: 268.160 angel investors invirtieron en 2012 una media de 85.435$ cada uno en un total de 67.030 empresas. El 35% de ellas eran startups. La inversión media fue 341.800$ a cambio de una participación media en la empresa del 12,7% ¡En total invirtieron casi 23.000 millones de dólares! Fuente: unh.edu

Estas cifras mareantes poco tienen que ver con las de otros países, especialmente con la realidad española: Continuar leyendo…

640px-Marco_Polo_traveling

Marco Polo, uno de los primeros emprendedores que consiguió capital riesgo.

Marco Polo, el mercader veneciano que llegó en el siglo XIII hasta China en un viaje épico fue uno de los primeros emprendedores que recurrió al capital riesgo. Para financiar su expedición comercial a Asia convenció a varios ricos venecianos que se asociasen con él y le pusieran dinero. A cambio Marco Polo se comprometió a repartir con ellos las ganancias que lograse en tan arriesgada aventura empresarial. Estos financiadores fueron unos precursores del capital riesgo actual cuyas principales características explico a continuación de forma simplificada: Continuar leyendo…