¿Sabes dónde conseguir financiación para tu startup?

30 octubre, 2013 — Deja un comentario

Seed MoneyEl mes pasado los amigos de NadieLabs, consultora especializada en emprendedores e innovación en modelos de negocio, me hicieron una entrevista. En ella me preguntaban acerca de cómo conseguir financiación para una startup. Traté de recoger las principales posibilidades financieras que tiene un emprendedor cuando va a montar una empresa innovadora, dando pistas acerca de lo fácil o difícil que resulta cada opción y en qué momento se tiene más posibilidades de acceder a una u otra. Esta fue la entrevista:

¿Qué opciones tiene ahora mismo un emprendedor que acaba de tener una idea?

Una idea dista mucho de ser una empresa y los financiadores apoyan a las empresas. Si el emprendedor sólo tiene la idea, la mejor opción es utilizar sus ahorros para madurar su idea, definir su modelo de negocio y desarrollar su producto o servicio, o por lo menos un prototipo del mismo. Adicionalmente puede intentar conseguir dinero de su entorno próximo, lo que se conoce como 3 F’s que son las siglas de Family, Friends and Fools. Traducido significa familia, amigos y algunos “locos” que están dispuestos a asumir tan altísimo riesgo. Aun con todo si se piensa pedir dinero a las 3 F’s lo razonable es tener ya la empresa constituida y ofrecerles un porcentaje minoritario de participación en el capital a cambio.

Una posibilidad que ha surgido recientemente es el crowdfunding. Básicamente consiste en pedir dinero a una multitud de personas publicitando tu proyecto a través de internet. A cambio se les ofrece una recompensa o incluso participación en el capital. Está muy desarrollado en EE.UU. y Reino Unido. Y en España ya se han creado numerosas plataformas de crowdfunding, algunas especializadas en proyectos empresariales. Se trata de webs donde publicitar los proyectos y recaudar fondos a cambio de una comisión a la plataforma. Es una posibilidad muy interesante para algunos emprendedores, por ejemplo aquellos que pretenden desarrollar videojuegos o apps. Pero no solo para estos, para muchos proyectos que logren mostrar algo atractivo a través de internet y exista una comunidad de personas a las que le pueda interesar. Además puede utilizarse para desarrollar una preserie y testarla en la plataforma.

¿Si el emprendedor tiene claro su modelo de negocio y al menos un prototipo a qué financiación podría aspirar?

Muchos emprendedores piensan en primer lugar en las subvenciones públicas, pero éstas se limitan a pequeñas ayudas al autoempleo y poco más. Los bancos solo prestan si el emprendedor les ofrece garantías. Unas pocas entidades financieras ofrecen microcréditos, que son préstamos de pequeño importe, normalmente de entre 10.000 y 20.000€. Con la desaparición de las cajas de ahorro, la poca oferta de microcréditos que había hace unos años se ha reducido drásticamente.

Si la empresa es claramente innovadora, hay dos entidades públicas que en los últimos años son la referencia para los emprendedores. Se trata Enisa y CDTI con su línea Neotec. Ambas ofrecen préstamos sin garantías. La primera concede préstamos participativos a empresas innovadoras y Neotec préstamos sin garantías para empresas de base tecnológica. Además existen otras convocatorias públicas interesantes como Innpacto, Avanza, etc. Se presentan proyectos de toda España por lo que la competencia es alta, pero al menos están concediendo financiación.

Cuando el emprendedor ya ha creado su empresa, si ésta es innovadora y con potencial de crecimiento puede buscar inversores profesionales. Estos inversores pueden ser business angels o sociedades de capital riesgo (SCR). Los primeros suelen ser empresarios, directivos o emprendedores exitosos que invierten pequeñas cantidades de dinero en empresas innovadoras en fase de creación (llamadas start-ups). Las SCR tienen por actividad invertir en varias empresas y vender sus participaciones al cabo de varios años, en la expectativa de que sean más las empresas en las que ganen dinero vendiendo las acciones que en las que pierdan. Algunas SCR están especializadas en invertir en empresas en startups. Tanto business angels como SCR tratan de apoyar a la empresa con su red de contactos y ofreciendo consejos estratégicos derivados de su experiencia.

En general ¿qué tipo de proyectos tienen más posibilidades de obtener financiación?

Depende del tipo de financiación que se busque, pero hablando en términos generales los que sean innovadores, tengan alto potencial de crecimiento y estén llevados por un equipo, y recalco lo de equipo, emprendedor con competencias complementarias. Me refiero a que haya personas con habilidades no sólo técnicas, sino también de gestión, comerciales y de desarrollo de negocio. Además se valora mucho la cercanía con el mercado. Una empresa que ya esté vendiendo, aunque lleve pocos meses creada, va a generar mayor confianza en el financiador, ya sea público o privado. Además si la empresa se crea con un enfoque internacional ya sería el colofón, sobre todo ahora que el mercado doméstico está de capa caída.

Por otro lado los proyectos de base tecnológica pueden recibir determinada financiación pública ligada al I+D que realizan y destinada solo a ese tipo de empresa.

Por último si se está buscando un inversor, las empresas además de viables deberán tener modelos de negocio escalables e invertibles. Escalable significa que los ingresos de la empresa puedan crecer mucho y a medida que estos crecen, los costes aunque crecen lo hacen en menor medida. E invertible es que, aun a costa de tener un alto riesgo, tenga un potencial de rentabilidad muy alto, ya que los inversores buscan multiplicar su inversión varias veces.

¿Cómo se seleccionan los proyectos?

Los financiadores públicos establecen una serie de requisitos iniciales que suponen el primer filtro. A continuación realizan un análisis de determinados parámetros del proyecto según la convocatoria de que se trate. Es frecuente que pidan un plan de empresa para analizar su viabilidad, salvo en convocatorias específicas como las de I+D que piden un proyecto detallado. Por lo que me ha tocado conocer estas entidades cuentan con analistas muy experimentados que siguen un método riguroso y objetivo de valoración de los proyectos para determinar cuáles pasan y cuáles no.

En cuanto a los inversores, la mayoría piden un resumen ejecutivo inicial que les sirve para descartar un porcentaje muy alto de las solicitudes que les llegan. En general también piden un plan de empresa. Entre otras muchas cosas les interesa ver la consistencia de las proyecciones económicas. Luego cada uno tiene sus criterios de valoración, pero en cualquier caso analizan que haya un buen equipo emprendedor y que éste se comprometa claramente con el proyecto.

¿En qué momento de la start-up podemos acceder a un tipo de capital u otro?

Para determinar el modelo de negocio se puede contar con los FFF y también financiarse mediante crowdfunding, que al mismo tiempo ayudará a testar el interés por los productos.

Con la empresa creada, el modelo de negocio claro y el equipo funcionando se puede intentar acceder a financiación pública. Se tienen más posibilidades si ya se tienen ventas.

A continuación están los business angels y unas pocas sociedades de capital riesgo especializadas en startups. Ahora mismo es frecuente que coinviertan en una misma empresa varios business angels y algún fondo de capital riesgo para startups. A medida que la empresa se desarrolla más, suele ser más frecuente el capital riesgo. Si en el capital de la empresa había 3 F’s o business angels el capital riesgo les sustituye comprándoles sus participaciones.

Por otro lado no nos podemos olvidar que los bancos siguen estando ahí. Ahora el crédito está muy difícil, pero esta situación esperemos que cambie a mejor. Siempre será interesante obtener instrumentos de financiación del corto plazo como descuento y líneas de créditos que permitan realizar una gestión de la tesorería diaria.

Por último el sueño de muchas startups es llegar a crecer tanto como para salir a bolsa. Esto es casi una utopía para la mayoría de los emprendedores en nuestro país. Tanto es así que hace cinco años se creó en España el Mercado Alternativo Bursatil, una especie de bolsa para empresas no tan grandes como las que cotizan en la bolsa convencional y son sólo veintitrés las empresas que han logrado entrar en él para financiarse. Eso da una idea de lo mucho que cuesta llegar tan alto.

¿Debería un emprendedor que sólo tiene una idea pensar en conseguir financiación?

Si solo tiene una idea creo que las prioridades son otras, como definir su modelo de negocio y testarlo. También estudiar cuál sería el equipo adecuado para su empresa y tratar de formarlo. Respecto de la financiación conviene que empiece a conocer las posibilidades, sus preferencias, … Pero será un poco más adelante, aunque no mucho más, cuando deba pensar en la financiación.

¿Cuál sería para ti el primer momento en que una startup debe pedir financiación?

En el inicio de la empresa es sano hacer lo que los anglosajones llaman bootstrapping”, que consiste en intentar sacar la empresa con los propios medios, tratando de llegar al mercado cuanto antes. Lógicamente algunos proyectos lo tienen más difícil, sobre todo proyectos que requieran desarrollar un proyecto de I+D. Cierto espíritu de “bootstrap” conviene no perderlo nunca por lo que implica de mantener la austeridad, buscarse la vida con imaginación, etc. Se evita así el peligro de dilapidar rápidamente la financiación cuando esta se consigue.

En todo caso conviene pedir financiación cuando de acuerdo a la estrategia de la empresa para crecer, el emprendedor no pueda financiarse con sus medios o los que genera su empresa. En este sentido es crucial anticiparse a este momento para conseguir la financiación. Conseguirla requiere mucho tiempo, mucho más del que creen la mayoría de los emprendedores.

Particularmente me da pena que una empresa renuncie a crecer porque no tiene más financiación. No obstante algunos emprendedores prefieren llegar hasta donde se lo permita sus propios medios y por supuesto es una opción tan legítima como la búsqueda de inversores.

Para acabar ¿qué recomendarías a las personas que desean lanzarse a emprender, en términos de financiación?

Carsten Schertzer bath money Original - recortadaSuelo utilizar una metáfora que denomino de la bañera en la que establezco el paralelismo entre la creación de una empresa y una bañera llena de dinero. Explico que cuando se constituye la empresa es como si se abriera el tapón de la bañera y la empresa comenzase a perder el dinero con el que los emprendedores han empezado. Me sirve para explicar lo rápido que sale el dinero de la empresa y la importancia de planificar la financiación. Considero importante planificar las necesidades financieras y las fuentes de financiación, y hacerlo con antelación, antes de que sea demasiado tarde. Cuando se crea una empresa la travesía del desierto suele ser muy larga.

Por otro lado no hay que equivocarse tratando de montar una empresa en torno a la financiación. Lo prioritario son los clientes, venderles y cobrarles. ¡Esa es la mejor financiación!

Nota: Foto inicial “Seed money” de Stewart Jenkins tomada de Flickr con Licencia Creative Commons

Si quieres profundizar en las posibilidades financieras que he mencionado, puedes leer los artículos de cada una de ellas en el apartado Fuentes de Financiación.

Si te ha gustado el artículo o crees que le puede ser de utilidad a tus contactos te agradezco que lo compartas en tus redes sociales.

Anuncios

No hay comentarios

¡Se el primero en comenzar la conversación!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s