Perseguir los sueños: utopía o realidad. Dos historias sobre la dificultad de lanzar startups que requieren mucha financiación.

1 octubre, 2013 — 1 Comentario

Chasing the Dream

Algunos proyectos empresariales requieren unas cifras desorbitadas de financiación en proporción a los recursos propios que tiene el emprendedor. Estos proyectos no están al alcance de cualquiera, salvo que tu padre sea millonario o seas un genio. Esta idea parece obvia, pero algunos emprendedores enamorados de su idea no lo ven así.

Recuerdo a un emprendedor explicarnos en un foro de inversores que necesitaba tres millones de euros para poner en marcha su innovadora idea de negocio en un sector industrial. Según él necesitaba montar una planta de fabricación. Partía prácticamente de cero tanto en recursos como en experiencia previa en el sector. Le pregunté acerca de la posibilidad de testar parte de su proceso productivo en colaboración con alguna empresa ya establecida. No quería ni oir hablar de dicha posibilidad.  Decía que no se podía, además su idea era tan buena que debía ponerse en marcha de forma completa. Dedicó más de un año a recorrerse decenas de financiadores, capital riesgo sobre todo, totalmente convencido de la posibilidad de montar su empresa. No logró su objetivo, y posiblemente en la mayoría de los casos no llegaría ni a pasar el primer filtro del inversor.

Emprendedores que persiguen un sueño muy difícil como el anterior he conocido varios, pero se lleva la palma un joven ingeniero que asesoré hace diez años. No llegaba a 25 años y su proyecto era ni más ni menos que montar una escudería de Fórmula 1. El primer día que le asesoré me resultaba tan increíble el proyecto que llegué a pensar si sería una broma que me gastaban con cámara oculta. A pesar de la enorme dificultad, era tal la pasión y el esfuerzo que le ponía, que tuve varias reuniones con él para asesorarle en cómo dar forma a su proyecto. Enseguida dejé de lado mi escepticismo inicial y traté de aportarle lo que pude en una fase tan semilla como la que se encontraba. Después de varias reuniones me dijo había decidido mantener su trabajo actual y continuaría madurando su proyecto en sus ratos libres. No supe más de él hasta que pasados dos años casi me caigo del sillón (literal) cuando viendo las noticias en televisión apareció el joven emprendedor. Presentaba su escudería para competir en una competición nacional de carreras. Estaba acompañado de su piloto y su mecánico, al lado de su flamante coche rojo de carreras, que llevaba publicidad de varios patrocinadores. Se trataba de un coche de carreras de pequeño tamaño, pero muy parecido en apariencia a sus hermanos mayores de la Fórmula 1. ¡Chapeau por el emprendedor! No había alcanzado su reto de montar una escudería de Fórmula 1, pero se había acercado a su sueño bastante más que el emprendedor de la primera historia.

Píldoras de Experiencias (de estas dos historias):

Si tienes un proyecto empresarial que requiere muchísima financiación tienes varias opciones:

  • Acomodar tu proyecto a tus posibilidades financieras.
  • Abordar el proyecto por fases.
  • Intentar montarlo a lo grande, convenciendo a inversores. Merecerá la pena intentarlo si el emprendedor, ya que pone poco dinero, al menos aporta mucho valor al proyecto. Y con valor me refiero a que él tiene unos conocimientos técnicos especializados imprescindibles para el proyecto y que casi nadie posee, un profundo conocimiento del mercado, unas altas habilidades para poner en marcha una empresa o experiencias exitosas de lanzamiento de startups. Si el emprendedor no puede aportar algunos de esos valores o capacidades, quizás deba pensar en otro proyecto, ya que le va a resultar extremadamente difícil reunir la financiación.
  • Perseverar. A pesar de la enorme dificultad el joven emprendedor de la escudería de carreras persiguió con ahínco su objetivo. La perseverancia es una cualidad que también destacaron como necesaria otros emprendedores que entrevisté (Alberto Bravo de We Are Knitters y Pello Gámez de Geoactio).

En cualquier caso y a pesar de las dificultades no podemos olvidar lo que nos dijeron dos genios:

“Como no sabía que era imposible lo hice”. Albert Einstein.

“Todos nuestros sueños pueden convertirse en realidad si tenemos la valentía de perseguirlos.” Walt Disney

Dreams

¿Conoces algún caso de emprendedores cuya empresa parecía imposible y tuvieron éxito? Si quieres puedes añadir tu opinión sobre este tema u otro del artículo en los comentarios.

Si te ha gustado el artículo o crees que le puede ser de utilidad a tus contactos te agradezco que lo compartas en tus redes sociales.

Anuncios

Una respuesta para Perseguir los sueños: utopía o realidad. Dos historias sobre la dificultad de lanzar startups que requieren mucha financiación.

  1. 

    Me parece bonita la historia del emprendedor de la escuderia. A buen seguro que en lo conseguido le ha colmado. Si hubiera llegado a la Fórmula 1 tendría más problemas, presiones y hubiera podido controlar menos su proyecto. Que siga poco a poco, si confía en ello dará pasos en su sueño…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s