“Tener una familia amplia me ha ayudado mucho a ser emprendedor”. Una explicación de las tres F (Family, Friends and Fools).

4 septiembre, 2013 — 2 comentarios

FFF

Hace un tiempo asistí a unas jornadas, donde Honorio Ros, fundador de la startup navarra Laexperiencia.com y al que conocía desde hace años, nos sorprendió con la afirmación que da título a este artículo. Nos explicaba que gracias a pertenecer a una familia numerosa con muchos hermanos, tíos, primos, etc. había logrado convencer a varios de ellos para que le apoyaran económicamente en el lanzamiento de su proyecto empresarial. Y aseguraba que sin el apoyo económico que le dieron no hubiese podido lanzar su startup.

La forma en que Honorio se financió se conoce como las tres F (FFF), lo que significa en inglés Family, Friends and Fools. Se trata de que nos deje dinero la familia, amigos o gente que, sin ser inversores profesionales, les gusta poner dinero en aventuras tan arriesgadas como es una startup, por lo que se dice de ellos que están un poco locos (fools).

Lo habitual en estos casos es que los emprendedores constituyan la empresa con el capital que puedan aportar. Posteriormente suelen dar entrada en el capital a los FFF mediante una ampliación de capital. En ella los inversores pagan un precio mayor por cada acción que el que le supuso al emprendedor (la diferencia se llama prima de emisión). Así cada inversor posee un pequeño porcentaje del capital de la empresa. Esta fórmula permite a los emprendedores mantener la mayoría del capital.

Sobre este tipo de financiación Marek Fodor, un reconocido emprendedor y business angel, contaba hace unos años en su blog que la financiación de los FFF le había permitido el lanzamiento de la agencia de viajes online Atrapalo y otros proyectos en los que participa. ¡Ahí es nada la importancia de los FFF!

La financiación de los FFF muchas veces es la primera que se puede conseguir, dado que es la más cercana y las personas que nos quieren bien suelen ser más flexibles y menos exigentes a la hora de dejarnos su dinero. En cualquier caso si estamos pensando en pedir dinero a nuestros FFF algunos pros y contras que se pueden señalar son:

PROS:

  • Requiere menos formalismos y menos tiempo conseguirla.
  • El emprendedor tiene mucha libertad para utilizar el dinero, normalmente no establecen mecanismos de control. Esto último puede ser malo si el emprendedor se descontrola.
  • Genera confianza en los inversores profesionales (business angels y capital riesgo) que pueden venir después. Confianza, tanto por lo que significa que las personas que conocen bien al emprendedor pongan dinero, como por el hecho de que si un emprendedor recibe dinero de sus seres queridos se va dejar la piel en intentar sacar su empresa adelante para no defraudarles.

CONTRAS:

  • Solo aportan dinero, no esperemos consejos o ideas acerca de la estrategia de nuestra empresa.
  • Si algún FFF es un pesado, puede ser un calvario tenerlo como socio intentando colaborar en algo que no sabe.
  • Y para mi lo más importante de todo: si la empresa fracasa algunos FFF se lo pueden tomar mal y perder amigos.

Píldora para los FFF:

Hablarles claramente de los riesgos en que incurren de forma objetiva: más de un 70% de las startups cierran durante los primeros años, por lo que perderían todo su dinero.

– Es preferible no admitir que ningún FFF ponga un dinero que luego vaya a necesitar. Se trata de que si pierden el dinero que ponen, cosa que sucede con mucha frecuencia, no peligre su economía familiar.

– Salvo que el FFF sea de total confianza, no está de más regular las relaciones entre los socios con un pacto de socios. Se trata de un documento privado que regula el funcionamiento social más allá de los estatutos. No tiene por qué ser complejo y puede incluir que los FFF “deleguen” su voto en el emprendedor u otro tipo de sindicación del voto. Un inversor profesional al que más adelante se le ofrezca invertir puede salir huyendo si el accionariado es un batiburrillo de inversores informales a los que cuesta poner de acuerdo.

– Darles información periódica, que vean que su dinero está contribuyendo a lanzar una empresa. De esta forma los FFF al menos estarán obteniendo una satisfacción adicional a la de la posible rentabilidad.

Si la startup tiene éxito, más allá de la rentabilidad que pudieran obtener, reconocérselo.

Para profundizar, otros artículos relacionados:

Y a ti ¿se te ocurren otros pros, contras o recomendaciones?

Anuncios

Trackbacks y pingbacks:

  1. Si no tienes financiación, el “bootstrapping” es la solución y la píldora roja de Matrix tu mejor medicina « Pasión por Startups - septiembre 11, 2013

    […] “Tener una familia amplia me ha ayudado mucho a ser emprendedor”. Una explicación de las tres F… […]

  2. “Una startup es una experiencia de aprendizaje” Entrevista a David Gómez cofundador de Hiyalife. « Pasión por Startups - noviembre 13, 2013

    […] conseguido aproximadamente 400.000 libras, a partir de varias fuentes: inversores individuales (amigos y familiares), business angels y Wayra (un programa de aceleración para el que fuimos seleccionados en el Reino […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s