La metáfora de la bañera (2ª parte): “La tesorería manda”

5 junio, 2013 — 2 comentarios

Foto de zizzybaloobah en Flickr

En el mundo empresarial y de las inversiones se utiliza mucho la expresión en inglés “cash is king”, que literalmente significa “el efectivo es el rey” o mejor aún “la tesorería manda”. Esta frase es la prioridad máxima en lo relativo a las finanzas de una startup. Una startup puede asumir que el primer año no tendrá beneficios, siempre que tenga claro en qué momento comenzará a tenerlos. Pero lo que hace desaparecer a un elevado porcentaje de las startups al poco tiempo de su creación son los números rojos, quedarse sin tesorería. La tesorería es una de las tres patas del plan financiero, junto a la cuenta de resultados y el balance, y en el caso de las startups es además la más importante: “cash is king”.

El plan financiero consiste en poner en números todas las acciones que la startup ha previsto en su plan de empresa y que va a desarrollar en sus primeros años de vida. Un plan financiero completo debe contener una cuenta de resultados, un balance de situación y un estado de flujos de caja (cash-flow en inglés). Una explicación sencilla de los dos primeros es:

  • La Cuenta de Resultados nos muestra el resultado obtenido por la empresa, beneficio o pérdida, durante un periodo de tiempo, normalmente periodos anuales. Si los ingresos de la startup son mayores que sus gastos, entonces la Cuenta de Resultados mostrará un beneficio neto. Sin embargo, si la empresa experimenta mayores gastos que ingresos, el resultado será de pérdidas.
  • El Balance es la “foto” de la empresa en una fecha determinada, normalmente a 31 de diciembre. El Pasivo recoge de dónde viene la financiación de la empresa: el capital que han puesto los socios, los préstamos que la empresa tiene, lo que se debe a proveedores, Hacienda, Seguridad Social, etc. El Activo nos indica en qué se ha empleado dicha financiación o, dicho de otra forma, los bienes y los derechos que la empresa tiene: maquinaria, equipos informáticos, patentes y marcas, existencias, las facturas de clientes pendientes de cobro, lo que nos debe Hacienda u otros deudores, todo el dinero en caja y bancos, etc. El total activo debe ser siempre igual al total pasivo porque todos los recursos de la empresa, el pasivo, se han utilizado para conseguir algún elemento del activo. Siempre debe haber una correspondencia entre ambos lados del balance.

Para calcular las necesidades financieras no sirve la Cuenta de Resultados. Los ingresos y los gastos que recoge no son los cobros y los pagos que se producen en la empresa. Varios ejemplos que lo aclaran:

  • Un ingreso que aparece en la Cuenta de resultados puede que tarde muchos meses en cobrarse.
  • Los pagos de las inversiones no aparecen en la cuenta de resultados, que únicamente recoge las amortizaciones de dichas inversiones, que es el gasto del año.
  • Algunos pagos importantes, como son las devoluciones de préstamos, tampoco se recogen en la Cuenta de resultados, que solo incluye los intereses.

Tampoco resulta suficiente fijarse solo en el Balance y calcular las inversiones que necesitan. En ese caso no se están teniendo en cuenta numerosos pagos que la empresa debe realizar: salarios, alquileres, etc.

El Balance y la Cuenta de Resultados son los estados financieros más conocidos, y son muy útiles, pero en el caso de las startups el estado de flujos de caja es primordial.

En la “Metáfora de la bañera” vimos lo importante que era calcular las necesidades financieras. Y para ello es imprescindible estimar los movimientos de tesorería. Con ese fin se elabora el estado de flujos de caja. De su elaboración hablaré en un próximo artículo.

Formulación de la píldora:

– Una Cuenta de Resultados
– Un Balance de Situación
– Una dosis doble de Tesorería.
– No mezclar gastos con pagos, ni ingresos con cobros.

Anuncios

Trackbacks y pingbacks:

  1. ¡Me equivoqué! La tesorería no manda. (Metáfora de la bañera. 3ª parte) « Pasión por Startups - junio 19, 2013

    […] principal idea de mi artículo “La tesorería manda”, derivado del inicial “Metáfora de la bañera”, era que la tesorería es lo más […]

  2. La metáfora de la silla: Las cuatro patas de la viabilidad de una empresa. « Pasión por Startups - octubre 8, 2013

    […] Se trata de ver si los cobros que entran en la empresa son mayores que todos los pagos que hay que afrontar, incluidos la devolución de préstamos. La viabilidad financiera tiene que ver con mantener una tesorería positiva como explicaba en mi artículo La metáfora de la bañera (2ª parte): “La tesorería manda”. […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s